Un coach es una herramienta potente en la superación de obstáculos

Tome el control de su vida y trabaje con un coach personal

Con el apoyo de un coach se podrán descartar creencias restrictivas, conductas aprendidas y prejuicios sociales. Estas son las principales armas que lo conducen a una vida obstaculizada y mentalidad cerrada.

En un principio se conocía en el idioma ingles el término “coach” como la persona encargada de la preparación fisica de un deportista. A partir de allí la expresión se fue expandiendo por el resto del mundo. Hoy en día la figura del coach se ha propagado en el ámbito empresarial como la persona encargada de la productividad efectiva del principal activo de la compañía: sus empleados.

Con el pasar del tiempo la figura del coach ha tomado auge en distintos ámbitos como son la salud, ventas, finanzas, sexualidad, etc.

Así que se puede definir como coach a un entrenador para la vida, una persona encargada de entrenar personas para lograr un desempeño óptimo en cierta área.

¿Para qué sirve?

Es una herramienta para facilitar la resolución de dilemas y conflictos que consiste en un proceso de conversación, a partir del cual el individuo descubre nuevas posibilidades y nuevos enfoques dentro de sí mismo, a partir de los cuales podrá poner acciones en marcha y concretarlas en planes concretos para superar obstáculos y conseguir objetivos que en la actualidad veía imposibles de alcanzar.

A partir de esto queda evidenciada la gran potencia del coaching frente a otro tipo de herramienta, ya que las soluciones vienen desde la realidad del individuo al momento de conocer el gran ser que está dormido dentro del mismo. Esta configuración parte desde los valores, habilidades, creencias erradas y la influencia de su entorno, lo que en definitiva permitirá alcanzar los objetivos máximos

El beneficio más importante que tiene el mentor es el aumento del nivel de consciencia.

El empresario, inversionista, escritor, conferencista y orador motivacional estadounidense de ascendencia japonesa Robert Toru Kiyosak, escritor de reconocidos y exitosos libros a nivel mundial afirma que cuando los obstáculos se convierten en una limitante en la vida del ser humano es vital la presencia de un coach motivacional.

La ventaja de contar con un coach es que éste brindara una atención personalizada con respecto a situaciones que pudieran estar afectando el desempeño en un aspecto específico de la vida diaria.

Lo más importante es que el mentor será la ventana abierta al conocimiento sobre la superación de limitaciones a través de técnicas puntuales que el mismo habrá desarrollado de acuerdo a su experiencia en el área.

¿Cómo saber si necesito un coach?

Kiyosak, en una entrevista sobre  su programa de couch financiero “Rich Dad’s Guide to Investing” expresa que el momento de conseguir un coach es cuando algo sea realmente importante en nuestras vidas. El coach tomará protagonismo cuando verdaderamente los obstáculos quieran ser sacados de muestra cotidianidad.

El científico Albert Einstein expuso la siguiente frase: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Muchas veces las respuestas las tenemos en el fondo de nuestro ser, pero es necesario que alguien nos ilumine en cuanto a la solución para no seguir atormentándonos y hacer de una pequeña cosa una gran bola de nieve. No podemos cambiar las circunstancias negativas que estamos viviendo, pero si podemos tomar una actitud diferente y aplicar técnicas de superación, es allí donde es necesaria la figura del coach en nuestras vidas.

El coaching pone de manifiesto las situaciones que para el individuo son “acciones lógicas” y da la posibilidad de revisarlas de modo de que si no nos favorece o limita las eliminemos.

Por su parte la venezolana Guaitinema Moy terapeuta, coach motivacional, conferencista y creadora de la técnica Khimoy, afirma que a su corta edad vivió situaciones difíciles que la llevaron a indagar en el estudio de la psicología, programación Neurolingüística y demás ramas de la comprensión del ser humano para poder superar las secuelas que dejaron esas vivencias traumáticas y servir hoy en día como guía a otras personas. Afirma que lo que habitualmente hacemos para superar una situación conflictiva es resolver el problema  como mejor podamos, a nuestro modo.

En el momento que la situación se vuelve redundante en diferentes ámbitos como el trabajo, relaciones, etc. es porque la fórmula que hemos estado aplicado en el pasado no sirve, lo cual conduce invariablemente a que el problema nunca se resuelva. La labor del coach será el facilitar el cambio necesario para pensar, hacer y sentir cosas diferentes y encontrar caminos diferentes en pro de nuestra evolución.