La mente

 

Visto desde un punto de vista científico, es la esencia de nuestro órgano cerebral, algo intangible que se encuentra dentro de todos nosotros y es la responsable de los razonamientos superiores en la cognición: Entendimiento, creación de pensamientos, el raciocinio, percepción, emoción, memoria, la imaginación, la voluntad y muchos otros más. Se han llegado a  realizar distintos estudios de laboratorio cuyos resultados, sugieren que la mente  es el resultado de la actividad de nuestro cerebro; esto debido a que consiguieron localizar la mente al activar distintas áreas del órgano tales como el hipocampo. Debido al estudio de este inusual fenómeno se han hecho grandes avances en tratamientos de psicofarmacología, nuevos antidepresivos con resultados muy alentadores. En psicología, se llega a distinguir del cerebro aunque, en resumen esta emerge del cerebro y su responsabilidad  sería la  de encargarse de dictar las conductas que manifestamos en nuestro día a día como seres humanos.

Una respuesta más material y tangible es que nuestra mente es materia, materia que se analiza a sí misma y a esto se le conoce como retroalimentación de sistemas materiales; al mismo tiempo el punto de vista de las neurociencias define a la mente como una experiencia subjetiva creada por el cerebro con el objetivo de darle un punto de referencia al sujeto para manifestar la conducta, a esta experiencia subjetiva se le conoce como el “yo”. En conclusión la mente vendría siendo una función más del cerebro encargada de darle dirección a las conductas hacia objetivos determinados.

A pesar de que cada ciencia tiene su definición propia de lo que es mente, todos llegan a una conclusión muy parecida; maneja nuestro día a día. Está científicamente comprobado la gran diferencia entre una mente sana y una enferma, nuestro cuerpos pueden llegar a somatizar enfermedades por una emoción negativa, fuerte y prolongada al igual que con una creencia bastante marcada dando como resultado un síntoma o un conjunto de síntomas negativos en la salud de una persona, un  ejemplo de esto serían  los embarazos psicológicos;  a pesar de que biológicamente no sucede nada, psicológicamente el individuo está convencido de su embarazo y esto le da señales difusas a su cuerpo. Por otra parte podemos tomar como un ejemplo positivo, al desempeño de un trabajador dentro de una empresa que lo hace sentir un miembro importante de la organización y una pieza irremplazable para conseguir los objetivos en conjunto, hay una diferencia abismal entre ambos ejemplos y de por medio solo el control que se tenga de esto a lo que se llama mente.

A través de los años se han creado y producido una gran variedad de test de medición psicológica los cuales son una de las herramientas fundamentales para cualquier profesional de la salud mental, tienen como objetivo estudiar con más profundidad y precisión distintos funcionamientos del cerebro, partiendo de esto se puede obtener mucha más información útil para conseguir que un individuo alcance un mejor desempeño y brindar una educación adecuada sobre el funcionamiento de su mente y la relación que existe con su cuerpo. A fin de cuentas una mente sana vale por dos.